Instalar linux en V88 Pro S905X

Hace unos cuantos años compré este aparato para usarlo como smart tv. Ahora tengo un xiaomi que va mucho mejor y ya va iba siendo hora de hacer algo con él.

He leído que este cacharro estaba profundamente capado y que la ROM original bloqueaba sus 4 procesadores para que solo funcionase uno. La verdad es que iba muy lento.

Si por ejemplo actualizáis la ROM a una que funcione mejor se debería notar bastante la mejora. Más info

Mi objetivo es instalar linux para utilizarlo como servidor de aplicaciones (scrape,cron,…).

Hay muchas variantes de linux que os pueden funcionar. En este caso elegí el sistema Libreelec que está pensado para convertir este pequeño android en un kodi como centro multimedia para el hogar.

Necesitaremos también una tarjeta SD (no he probado a hacerlo con un usb) de clase 10 para que sea rápida. Lo recomiendan en todos los sitios que sea así aunque algo más lento también puede funcionar.

Pasos

1. Hay que descargar una versión de Libreelec que sea compatible. En mi caso he utilizado la versión LibreELEC-S905.arm-8.2-8.2.3.1.img

2. Hay que grabar la tarjeta SD con un programa al uso. He usado Win32DiskImager

3. Descargar el archivo gxl_p212_1g.dtb. Copiarlo en latarjeta SD y renombrarlo como dtb.img

4. Pillar una imagen que tengas u otro archivo comprimirla con zip y renombrarla como update.zip

5. Encender el android tv conectado a la tv. Insertar la tarjeta SD. Ir a configuraciones, Info y seleccionar la primera opción que pone algo así como update. Elegir con el botón select que aparece el zip falso que hemos creado. Darle a update. Un click de nuevo a otro update y entonces se reinicia ya con Libreelec. La velocidad es un cambio tan grande que aunque pensaba quita el kodi se va a quedar por si acaso lo necesito alguna vez.

Enlace con todos los archivos que he utilizado
Otra opción es poner emuladores: freaktab

***

Por otra parte si vuestro deseo es usar este minipc como servidor de linux o pc con el word (libreoffice) es muy fácil de hacerlo.

Ahora hay una versión estandard que sirve para muchos tipos de chip. Solo hay que editar un fichero y poner en él el camino al dtb de tu procesador.
Con los pasos anteriores no he tenido ningún problema y tienes un ubuntu.. En mi caso aún queda configuración, conexión ssh, quitar el modo desktop, …

Espero que sea estable en modo consola pues va a estar 24 horas al día trabajando con sus 4 núcleos.

Somos humanos #NuestrosHéroes

Eran las 12 de la mañana. No había nadie en la plaza del pueblo.
Las horas habían pasado tranquilas en mi turno de mañana que había comenzado bien temprano este día de cuarentena. Ya había perdido la cuenta de los días que habían pasado desde el inicio del estado de alerta. La cuarentena parecía lo normal frente a esos días bulliciosos de un pasado cercano que cada vez más se me antojaba muy remoto.

Una mujer comenzó a romper esa monotonía cruzando la calle de forma apresurada. Caminaba con prisa, con la cara desencajada, como si llevara por dentro una pena que estuviera a punto de estallar.
Mi compañero Luis y yo nos adelantamos a interceptarla. Le preguntamos adonde iba. Ella tardó unos segundos en contestarnos como si no pudiera expresarse correctamente. Nos dijo que se dirigía al ayuntamiento. Le contestamos que se encontraba cerrado por la alerta sanitaria y que debía volver a su casa. Y entonces, como si se rompiera un dique de emociones en ella, comenzaron a brotar lágrimas a la vez que nos contaba que tenía que ir a Asuntos sociales, no tenía comida para sus hijos. Su marido estaba en el paro y no tenían dinero. No paraba de repetir que necesitaba hablar con Asuntos sociales.

Nos mantuvimos fríos y con una gran desazón le dijimos que debía volver a su casa. Nosotros la acompañamos y tomamos sus datos para ponernos personalmente en contacto con el ayuntamiento.

Al acabar nuestro turno Luis y yo decidimos ir al ultramarinos a comprar alimentos básicos: macarrones, salsa de tomate, pan, aceite, …

Fuimos a entregar la comida y jamás olvidaremos la cara de agradecimiento de esa mujer y su familia.

La burocracia es lenta. Somos humanos y estamos aquí para salvar vidas.

El estudiante de medicina #NuestrosHéroes

Juan era un estudiante de medicina.Salvar vidas le apasionaba desde que era pequeño.
Todavía no había acabado su carrera cuando un hospital le llamó por causa de un nuevo coronavirus que se extendió por prácticamente todo el mundo.Al principio no le gustó la idea por si cogía el virus, pero luego poco a poco se acordó de su sueño: salvar vidas bajo las circunstancias que fueran.Él aceptó sin dudarlo la ocurrencia.Unos días más tarde tuvo que atender a su primer paciente, Luis, un hombre mayor y encima con patologías previas. Luis era muy pesimista y en cambio, Juan era muy optimista y alegre.

Con su buen humor hizo de Luis un hombre feliz. Juan le dijo a todos sus compañeros que fuesen amables con Luis porque era muy delicado. Le hicieron caso y el estado de Luis mejoró, pero no duró mucho tiempo. Lo tuvieron que trasladar a la U.C.I. pero Juan se fue con él. Luis dijo que ver la tele le ayudaría pero fue todo lo contrario al oír esta noticia:
Los ancianos tienen más posibilidades de morir.

Entonces Juan no volvió a ponerle la tele a Luis. El estado de salud de Luis era cada vez peor, tanto que algunos médicos le dijeron a Juan que no se encariñase mucho. Un amigo e Luis que también tenía coronavirus, con 102 años se recuperó y esto hizo que Luis no perdiera la esperanza.
Se fue recuperando poco a poco hasta que salió de la U.C.I. Lo llevaron al mismo hospital en el que comenzó a desarrollar el virus y Juan también se fue con él. A Luis le sorprendió que Juan no lo dejase ni un segundo. Días después le dieron el alta hospitalaria aunque él no quería alejarse de Juan y este mismo se lo vio en la cara y le dio su número de teléfono. El sueño e Juan se había cumplido: salvar vidas porque salvó muchas más y todas le cogieron mucho afecto a Juan.

Esta es la heroica historia de este joven estudiante.